Los Ideales se combaten con Ideales

 

 

Imagen cortesía del blog Mil Palabras Menos Que conste en acta: No pretendo presentarme, pues no lo soy, como un analista político ni mucho menos filosófico o académico de ninguna índole, pero si puedo con orgullo definirme con un asiduo aprendiz y lector de la vida diaria, de lo que ocurre en mi entorno, y desde hace algunos años para acá, de lo que pasa en mis pensamientos, y también incluso, en mi propio corazón. Y en mayor o menor medida todos lo somos, moldeando cada cual sus experiencias de vida a su propia percepción de la realidad, y de su capacidad o no de aceptar que podemos ser protagonistas activos en la creación de nuestro destino, en lugar de espectadores pasivos del mismo, o participantes inconscientes (y muchas veces sumisos) de la creación de los demás.

“Uno que cree es mas poderoso que millones que no” Spooky

De la creación de los demás… para bien o para mal, de acuerdo al criterio de cada quien, a lo largo de historia de la humanidad han destacado personajes, muchos de ellos “anónimos” incluso, que con la fuerza de sus convicciones han ido tejiendo los hilos de la realidad que actualmente vivimos, del tiempo presente que nos toca enfrentar. Detengan la lectura, cierren los ojos y traten de recordar a algunos de ellos, un puñado en proporción, con todos los que hemos cumplido nuestra estadía en este plano terrenal. No fueron súper hombres, ni súper mujeres, pero si aprendieron a desarrollar características que todos poseemos, y que bien por desconocimiento, conformismo, incredulidad o pereza, la mayoría de nosotros no llegamos a explorar, una de ellas, la que ha motivado estas reflexiones: Un Ideal.

Ideales: Conjunto de convicciones o creencias fuertemente arraigadas. Los ideales son aquellas cosas a las que se aspira. Los ideales son un bien tan deseado por una persona que hacia él orienta toda la vida y sus esfuerzos. Puede haber tantos ideales como bienes, pues cualquier bien puede ser muy deseado por el corazón humano. Sin embargo, no es bueno tomar por ideal aquellos bienes que obstaculizan el logro de bienes mejores.

Y en ocasiones debemos enfrentarnos a personas con ideales, pues los mismos obedecen a creencias tan exclusivas, distorsionadas incluso, que pueden convertirse en factor de atraso o peligro para el bienestar común de los demás. ¿Y que pasa cuando eso ocurre? ¿Cómo debemos actuar frente a una persona o grupo de ellas que defienden o peor aun, desde alguna posición de poder, imponen un ideal contrario al verdadero bienestar social?

En mi humilde opinión, reconociendo, desde el respeto incluso, que esa persona (o grupo de personas) tiene(n) esos ideales, que los ideales existen, que tienen poder, y que las personas que los adoptan, adoptan con ello parte de ese poder.

El poder de inspirar a otros, de convertirlos en hábiles, talentosos y exitosos colaboradores, o en fieles y sumisos seguidores según sea el caso. El poder de encender corazones y elevar pensamientos, o sutilmente mantenerlos apagados y pisoteados con la imposición de los suyos.

¿Cómo detenerlos entonces? ¿Con el ataque frontal?, ¿La critica destructiva? ¿La sublevación?, No lo creo, y un repaso por la historia nos demuestra que este no es el mejor camino, todo lo contrario, que termina fortaleciendo lo que rechazamos; por tal motivo, provocar e incentivar el ataque, medidas de presión de terceros (bloqueos, intervenciones, etc.) y hasta fomentar guerras son las estrategias preferidas de estas personas o grupos de personas cuando tales ideales obedecen a intereses mezquinos, personales o sujetos a los desequilibrios de personalidad de quien los promueve, impone y defiende. Pregunto: ¿Alguien ha escuchado hablar de Hitler, Sadam Hussein, Augusto Pinochet, Fidel Castro y… pare usted de contar?

Los ideales se combaten con ideales, pero con ideales nobles, basados en principios transparentes y ejecutables, en acciones concretas y solidas que marquen rumbos ciertos a seguir, incluyendo siempre, excluyendo jamás.

Ideales que sacudan nuestros corazones, que nos hagan sonreír, que nos inviten a soñar con los pies en la tierra, la mirada fija en el horizonte, y el corazón lleno de orgullo por la certeza, de que el aporte de cada uno, sin importar distinción ni raza, ideología ni religión, sexo ni nivel cultural, ese aporte individual, y la suma de todos ellos, es el camino correcto para la construcción de ese país mejor que para nosotros y nuestros hijos anhelamos y merecemos y podemos crear. Que nos muestren que si es posible, para que bajo la influencia de nuestra pasión, y no desde la imposición de reglamentos y/o leyes, con gusto podamos participar. Movernos por nuestra pasión y no por imposiciones, este es una de las bendiciones de vivir en Libertad.

En el anterior escrito en este blog comentaba acerca de la importancia, desde mi punto de vista, de enfocarnos más que en lo que rechazamos en aquello que deseamos llegue a nuestras vidas, de en lugar de ser “Anti lo que no queremos”, declararnos “Pro aquello que deseamos”, pienso, que este es un buen inicio y clave para que cada quien, desde el lugar donde se encuentre, en el plano social, económico, político o familiar que ocupe comience a actuar en función e ideales que impulsen la prosperidad, el desarrollo, el crecimiento personal en términos de creatividad, emprendimiento, trabajo en equipo, amplitud de pensamientos y conciencia de riqueza entre otros.

Nuestra Venezuela en estos momentos más que antes exige este tipo de comportamientos, ante la obsesión del liderazgo actual de implantar un sistema político y económico desfasado en el tiempo, atractivo en teoría, siempre fracasado en la practica en perjuicio del colectivo, ¿Por qué no trabajar en campañas en todos los niveles para destacar por encima de todo las virtudes de la democracia como modelo ideal para ejercer libertades y un verdadero poder ciudadano?, donde tenemos la posibilidad cierta de hacer uso de uno de los mayores dones del ser humano… ¡Nuestra capacidad de Elegir!!!

Destaquemos también las bondades del sistema capitalista, (sobre este tema compartiré mis reflexiones en un próximo post) sobre todo a esas personas de medios y bajos recursos que piensan que por sus carencias y necesidades es preferible sacrificar sus propias libertades y oportunidades de crecimiento en función de sistemas paternalistas que regulen “hacia abajo” su calidad de vida bajo la excusa de la mal concebida igualdad social.

¡Hagámoslo!!! Los ideales basado en el amor, y por tanto, en el verdadero bienestar social, la prosperidad y las libertades siempre serán mas fuerte, porque en nuestra naturaleza humana, el sentimiento colectivo es ser felices, construir éxitos, prosperidad y abundancia, ¡Vivir en Paz!!!

No es tan difícil, un ideal es por ejemplo, tener la convicción de que en Venezuela se debe pensar ¡con una sonrisa en el rostro!!!

Muchas Gracias por tu compañía, tu participación es vital, deja tu comentario, tus sugerencias, opiniones, con tu participación enriquecerás estas reflexiones, pues siempre tenemos algo más que decir, algo mas que hacer, algo mas que aportar… ¡Algo Más….!!!

Almas que volando buscan ideales
Y con valentía encontrarás…
La emoción nos unirá en esta gran idea
El mundo ahora podemos cambiar
Eso quieres tu y contigo lo voy a intentar
Lo voy a intentar…

Eroz Ramazzotti y Ricky Martin

Nota: Imagen cortesía de mi amiga Sonia del Blog Mil Palabras Menos, clic en ella para ir a fuente original.

Los Ideales se combaten con IdealesSocialTwist Tell-a-Friend
 
Algo Más... © Creative Commons 2010 | Plantilla Quo creada por Ciudad Blogger