Debate con el Presidente





Si no te has atrevido a cruzar un rio, no te rías de aquellos o aquellas que se han mojado… ¡Intentándolo!!!

Lo confieso, admiro a las personas que son capaces de seguir sus sueños, y es que pareciera ser tan pocos los que se atreven, que en ocasiones pareciera tratarse de un Don Especial reservado a pocos,  por lo cual lamento, y mucho, no cuando algunas de estas personas equivocan el camino, sobre todo desde una posición de poder e influenciando a un colectivo, sino cuando son incapaces de revisarse para corregirlo, convirtiendo una virtud, en una triste y muchas veces destructiva obsesión, sin darse cuenta de esta manera que se condenan a sí mismos y a quienes le siguen, a la más triste soledad, la soledad que origina la compañía por conveniencia, miedo u oportunismo, en lugar de por respeto, cariño y admiración y así de a poco, al rechazo y desprecio colectivo.

En esas reflexiones me encontraba, cuando realidad y fantasía se confundieron, y de manera poco convencional, robándole a la banqueta de un parque desconocido su tranquilidad, libres de camarógrafos y periodistas, etc., se dio un improvisado debate, nada más y nada menos, que  con el Sr. Presidente:

-Sr. Presidente: - Todo un placer vale, que buena esta oportunidad de conversar contigo, ¿Nelson me dijiste que te llamabas no, de Maracay? Un saludo a toda mi gente linda de Maracay, del estado Aragua pueblo glorioso y testigo de aquel juramento del Samán de Güere...

- Yo: Así es Sr. Presidente, Nelson Díaz a sus órdenes, cedula de identidad 11.085.772, venezolano mismo como diría usted, amante de las caraotas refritas y de un buen café, y entre usted y yo, de las mujeres de mi país.

- Sr. Presidente: (Sonreído) Pues con el café te complazco, ya mismo lo mandamos a buscar. Un placer poder complacerte, pues eres parte de ese pueblo que tanto quiero, y del cual me siento orgulloso de representar y poderles decir que ustedes son los que mandan, en mi gobierno, ustedes tienen el poder.

- Yo: Eso suena bien Sr. Presidente, pero eso que usted llama “El Poder del Pueblo” ¿No debería residir realmente en la posibilidad de que la mayor parte de los pensamientos, ideologías, culturas y más que hacemos parte del país tengamos representación en los diferentes espacios públicos y de gobierno donde se deban tomar decisiones de cualquier índole? Me explico, ¿No se trata de que en lugar de que se nos indiquen rutas a seguir dictadas por una sola línea de pensamiento, exista diversidad de personas con sus diferentes ideas para construir juntos los mejores caminos?

-Sr. Presidente: -Mira Nelsito, tú me pareces un buen muchacho, no me decepciones con esas palabras de escuálidos, de oligarcas pues, esos son los que no regresaran, aquí estamos construyendo un verdadero socialismo, en el que la burguesía y el capitalismo salvaje no tiene lugar.

-Yo: Lo he escuchado mucho hablar de eso Sr. Presidente, del socialismo y la igualdad y las bondades que dice usted que este sistema promete, y me he preguntado; si esa igualdad es posible ¿Por qué no establecer como parámetros de igualdad la Prosperidad, la Abundancia, la capacidad de generar éxito y riqueza basados en el Crecimiento personal y profesional, estimulando los valores, la creatividad y el emprendimiento por ejemplo? Venezuela no solo es un país hermoso Sr. Presidente, también es inmensamente rico y usted bien lo sabe, si dirigiera usted su mirada hacia nosotros mas que hacia fuera, si utilizara su indiscutible capacidad de convencimiento y liderazgo, si utilizara esa semilla de esperanza que ha sembrado en el corazón de muchos, y que muchos aun conservan, para empujar hacia arriba, en lugar de nivelar hacia abajo, ¿Se imagina cuanto se lograría Sr. Presidente? ¿No es acaso el crecimiento de su país y el bienestar colectivo lo que usted desea?

- Sr. Presidente: Pero bueno chico, ¿es que tú vienes de esos laboratorios de la oposición?, un escuálido más pues, ¿tu no has visto acaso que con eso lo que se ha logrado es ese capitalismo salvaje con el que tanto daño hacen los pitiyanquis? ¿Quién necesita riqueza? Aquí estoy yo, nada tengo, yo sigo el ejemplo de Jesús  y Bolívar, porque ellos eran socialistas, yo lo único que necesito chico cuando me vaya de aquí son 4 paredes y un chinchorro para dormir, que por cierto tengo que preguntarle a Diosdado si ya me lo compraron, menos mal me lo recordaste.

Yo: No solo los Estados Unidos han utilizado los principios del capitalismo para mantener e impulsar sus economías a niveles admirables Sr. Presidente, muchos otros lo han logrado incluso con menos de la mitad de los recursos que nosotros poseemos. Si se enfoca usted en las debilidades y en las fallas por supuesto que las encontrara a montones, pero perderá también la posibilidad de reconocer las enormes ventajas y grandes beneficios que este modelo tiene, y que si se tomara lo mejor de las experiencias de cada país que ha tenido resultados positivos podríamos adaptar esta experiencias a  nuestra realidad, impulsando nuestro país a alturas de súper logros quizá. Y Algo Más le cuento, de ese país que usted tanto critica Sr. Presidente, han surgido los más destacados personajes y aportes de los cuales hoy nos beneficiamos, usted mismo no podría pasar un solo día se lo garantizo, sin valerse para su diario vivir, bien sea personal, profesionalmente o simplemente para su disfrute de algún artilugio o principio nacido de ese “sistema tan deplorable” de acuerdo a su apreciación personal.

Insisto, en lugar de enfocarse en la crítica, ¿Por qué no extraer de sus experiencias lo mejor?, Venezuela no necesita un militar que imponga un camino, sino un gerente que sepa administrar sus grandes recursos, los materiales por supuesto, y al recurso humano aun mucho más, algo así como construir más lideres y gente exitosa, no mas seguidores, si realmente usted lo más que ambiciona a futuro es un chichorro y 4 paredes, los venezolanos estamos en un grave problema mi buen amigo, y me disculpa el exceso de confianza, pero si tan baja es su conciencia de merecimiento, tan limitada su conciencia de prosperidad ¿Qué podemos esperar que desee para los demás?

-Sr. Presidente: (Visiblemente molesto) Yo no me presto más para esta payasada que va, el que apoya a los pitiyanquis es un traidor a la patria, quien sabe cuanto te habrán pagado para venir a faltarme el respeto con ese cuento de hadas.

Yo: Pues yo le agradezco a usted la oportunidad sabe, y no es mi intención faltarle el respeto, pues aunque desapruebe muchos aspectos de sus gestión como presidente le respeto como persona, puedo parecer ingenuo lo se, ciertamente no existe un sistema ajeno a fallas y desviaciones, ¿Pero sabe de que estoy convencido? De que solamente apuntando a las alturas Sr. Presidente tendremos la oportunidad de acercarnos a la cima, lo contrario es el fracaso sin haber siquiera comenzado, y en lugar de un posible camino de prosperidad, seguiremos recorriendo uno seguro, pero seguro en inseguridades y conflictos, en frustraciones, deterioro social y carencias.

Y Algo Más le digo, si alguna ganancia desearía de todo esto, sería el percibir que usted es un hombre capaz de reflexionar, percibir que no hay maldad en sus actos como muchos piensan, y no me refiero a  “oligarcas” o “escuálidos”, hablo de ese pueblo que en algún momento depósito en usted su Fe y Esperanza, y que ahora sienten profunda desazón, y hasta miedo por el futuro de nuestro país en sus pensamientos, y por el futuro de sus hijos en el corazón.

Muy agradecido nuevamente, solo de esta manera imaginaria alguien podría tener la posibilidad de hablar más que usted,  quien sabe si de ser escuchado, pero recuerdo aquella frase de ese sabio amigo llamado Anónimo: “Si no te has atrevido a cruzar un rio, no te rías de aquellos o aquellas que se han mojado intentándolo”; Así que como dice otro buen amigo: ¡Que Dios bendiga sus Pasos, que Dios bendiga sus Decisiones! Y agrego yo… ¡Pero Urgente!!!

Algo Más… para reflexionar:

En toda sociedad regida por verdaderos principios democráticos, la apuesta general del colectivo va dirigida al éxito de los funcionarios que se escogen en cada periodo con la sagrada misión de tomar las riendas del país, el ejercicio de un voto, para la gran mayoría, y para la mayoría más importante, es un ejercicio de ilusiones y esperanza, una apuesta de fe por un mejor porvenir. Esos días de elecciones se percibe la alegría, el entusiasmo, el orgullo de las personas al decir “ya vote”, algunos con dificultades o limitaciones porque en ese momento, en ese preciso momento le damos vida y hacemos nuestra de manera inconsciente una máxima del crecimiento personal, tenemos en poder de determinar nuestro destino. Sin embargo muchas veces se pierde la Fe y con razón, cuantas veces este derecho ha sido irrespetado, burlado y para ambiciones egoístas y personales utilizado. Pero aquí estamos, quienes creemos y quienes no por igual siendo testimonio de que ese camino ha sido el correcto, así a sido a través de la historia y así sin duda será, las sociedades libres seguirán floreciendo, y solo aquella que no han conocido la esperanza, o la tienen apagada en sus corazones o secuestrada por tanta manipulación, siguen sometidas, victimas de la equivocadas actitudes de sus gobiernos… aun, pues esto también cambiara. Sigamos pues construyendo con Fe, Amor y Esperanza estas sociedades imperfectas si, pero libres siempre, pues solo en libertad, y con la participación de todos, seremos capaces de acercarnos a ese mundo ideal, que si se ha manifestado en nuestros pensamientos, es porque sin lugar a dudas es posible en la realidad. ¡No dejes de Votar!!!

"La autentica fuente de riqueza y capital en esta nueva era no son las cosas materiales; es la mente humana, el espíritu humano, la imaginación humana y nuestra fe en el futuro. Esta es la magia de una sociedad libre: todos pueden avanzar y prosperar porque la riqueza surge del interior." Steve Forber


Debate con el PresidenteSocialTwist Tell-a-Friend
 
Algo Más... © Creative Commons 2010 | Plantilla Quo creada por Ciudad Blogger